Novedades Bibliográficas Nº 149

Los derechos fundamentales

AUTOR. Antonio Pérez Luño. Editorial:?Tecnos Nº de Páginas: 234. Síntesis. Corresponde a los derechos fundamentales un importante cometido legitimador de las formas constitucionales del Estado de Derecho, ya que constituyen los presupuestos del consenso sobre el que debe edificarse cualquier sociedad democrática. Una de sus funciones más relevantes es la de sistematizar el contenido axiológico objetivo del ordenamiento democrático al que la mayoría de los ciudadanos prestan su consentimiento y condicionan su deber de obediencia al derecho. Comportan también la garantía esencial de un proceso político libre y abierto, como elemento informador del funcionamiento de cualquier sociedad pluralista. Desde los inicios del constitucionalismo hasta el presente los derechos fundamentales han representado la principal garantía con que cuentan los ciudadanos de un Estado de Derecho de que el sistema jurídico y político, en su conjunto, se orientará hacia el respeto y promoción de la persona humana presentándose, por tanto, como el marco básico para la protección de las situaciones jurídicas subjetivas. El análisis de estas decisivas tareas que incumben a los derechos fundamentales, planteado desde las coordenadas de nuestro ordenamiento jurídico, es el objeto prioritario de este libro. (Libro disponible en la Biblioteca Colegial)

Guía del Cazador Andaluz

AUTOR. Francisco Cuenca Anaya. Editorial: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Nº de Páginas: 584. Síntesis. En este libro están presentes, de una parte, la formación jurídica del autor y de otra su larga experiencia cinegética: ha practicado todas las modalidades de caza en Andalucía y otras regiones españolas.
La Guía está pensada para cazadores, titulares de cotos, organizadores de cacerías, guardas y, en general, personas relacionadas con el mundo de la caza, pero será también útil al profesional del Derecho. Todos encontrarán en sus páginas el estudio, debidamente sistematizado, de materias tan importantes como cazador, seguro de responsabilidad civil, terrenos cinegéticos, cercas, guardas, modalidades de caza mayor y menor, vedas, responsabilidad por daños, medidas de seguridad, planes técnicos, infracciones, etc.
De especial interés para el abogado son los capítulos dedicados a la responsabilidad civil o al régimen de infracciones, tanto penales como administrativas. Así, en cuanto a responsabilidad civil, va tomando singular importancia la derivada de los daños causados por el choque de vehículos de motor con piezas de caza; la jurisprudencia es abundante y contradictoria. Y por lo que se refiere a la responsabilidad penal, no olvidemos que infracciones antes administrativas, como cazar especies cuya caza esté prohibida, hacerlo sin seguro vigente, etc., hoy son delito.
El momento en que nace esta publicación no puede ser más oportuno; la Ley de la Flora y Faunas Silvestres, de 28 de octubre de 2003, se ocupa de la caza de una manera tan escueta que deja sin regular aspectos fundamentales, por lo que, en parte, sigue en vigor la Ley de Caza de 4 de abril de 1970 y el Decreto de 16 de octubre de 2001. La Guía ayudará a moverse con soltura entre esta confusa normativa.

Juicio a Pablo
Nuevo Libro del Abogado Antonio Domínguez Guzmán

Antonio Domínguez Guzmán, ha escrito un cuarto libro religioso. Los tres primeros fueron dedicados a alta teología (Creo en el Credo; La unión Hipostática; Buscando a Dios en la Biblia). Este, más polémico, se dedica a San Pablo. Nuestro compañero, escritor de raza y polemísta avezado con cincuenta años de Foro, busca la verdad entre los Libros Santos y analiza la personalidad del Apóstol de las Gentes.

Esta inquietud es la que ha sacado al hombre de la ignorancia absoluta inicial, al conocimiento relativamente alto que hoy poseemos sobre el Cosmos y sobre nosotros mismos. Buscar, en general, es una larga tarea sólo factible para el Hombre, trabajo siempre comenzado y siempre imperfecto. Buscar a Dios ¡nada menos que a Dios! Es una aventura espiritual, personal, pero también social. Hay que partir de la sencillez y seguir por el camino estrecho de la Justicia. Ambos son familiares para el autor.

“Buscad” –dice Mateo- el Reino de Dios y su Justicia”. Pablo afirma en Atenas que Dios no se encuentra lejos de cada uno de nosotros. Precisamente la teología de Pablo es el objeto del libro. Pablo, es el nombre que toma Saulo, judío fanático, perseguidor encarnizado de cristianos, que tras el deslumbramiento en el camino de Damasco y una reflexión de tres años, pide plaza como discípulo de Jesús, al que no conoció personalmente sino a través de revelaciones directas. Discípulo del gran maestro Gamaliel, estudia en la escuela rabínica; fariseo extremísta, entrenado en la controversia, tenía en principio mayor formación e información que los Apóstoles hasta Pentecostés, y además era ciudadano romano, lo que le libró de algunas situaciones, aunque no de la muerte, pues fue degollado (no crucificado como Jesús y sus apóstoles, que recibieron el peor de los suplicios).

Antonio Domínguez Guzmán no simpatiza con muchas de las actitudes del Pablo converso, aquien se atribuye –con ligereza- la apertura del cristianismo a los no judíos y la incorporación a la Iglesia de todos los pueblso y razas, actitud ya iniciada por Pedro (Hechos 11-17-18) frente a la cerrazón de todos.

Para Pablo, el misterio de Cristo no es cosa distinta de su Evangelio; la unidad de todos los fieles por el Bautismo (no por la Circuncisión) y la Comunión (comunicación) de todos en Jesús. Aunque busca el concenso con los principales Apóstoles, explica su teología por sus propias visiones y revelaciones, de las que por otra parte no se gloria sino que baja los ojos ante su natural miseria (2. corintios. 12) pero al autor le choca el talante autoritario de sus adoctrinamientos y en muchos casos, lo difuso de las exposiciones epistolares paulinas.

Algunas frases le hieren: “No soy digno de ser llamado Apóstol, pues perseguí a la Iglesia de Dios. Más por la gracia de Dios, soy lo que soy, y la gracia que me confirió no ha sido estéril, antes he trabajado más que todos ellos”. En Jerusalem, el autor tiene la impresión de que Pablo, mas que a contrastar su doctrina con la predicada por los Apóstoles, va a imponer sus criterios.

En fin, un libro para la polémica. Permite al lector posicionarse sobre las afirmaciones (¿arrogantes?) de Pablo, cuya teología está dispersa en 14 epístolas, dirigidas a diferentes Iglesias, de distinta problemática, y por no estar articulada en un sólo texto, hay que confrontar y comprobar. Ayuda a esa búsqueda inevitable a que estamos llamados los estudiosos, y más aún los cristianos, que tan frecuentemente oímos decir que Pablo convirtió en doctrina, lo que en Jesús era pensamiento.

Un libro, en suma, para la meditación y para la polémica. Felicitémosnos de que el compañero Antonio, siga dorando el otoño de su vida en busca de la Verdad para elevar sus conclusiones a definitivas.

Reseña de: Vicente Romero Muñoz. Abogado. Libro: “Pablo, Apóstol, Profeta, Mesías, Redentor (?) por Antonio Domínguez Guzman. Editorial CEP, S.L. Madrid 2003

Redacción

Author: Redacción

Compartir esta Publicación en

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *