El Tireless y las fortificaciones españolas de 1627 en Gibraltar

Creo que es el momento de recordar a mi buen amigo y compadre el Profesor Calderón Quijano, que en Febrero de 1968 me dedicó su libro titulado Las Fortificaciones de Gibraltar en el año 1627.

El hallazgo de un manuscrito en el Museo Británico de Londres (B.M.,Mss. Add. 15.152), y las posteriores investigaciones hechas en su estudio y el de su autor Luis Bravo, le permitieron obtener una serie de consecuencias históricas expuesta en su trabajo.

Gibraltar se pierde en los comienzos del siglo XVIII porque el eje de la estrategia defensiva meridional española pasó a Cádiz. Y ello ocurre precisamente por la función que ésta desempeña como puerto metropolitano para las Indias. En Cádiz se va a concentrar toda la atención de la Corona y de la Casa de Medina Sidonia en orden a su defensa y fortificación.

Gibraltar llave del estrecho y punto básico de la estrategia militar, naval, política y económica durante la Edad Media y aún durante gran parte del siglo XVI, por su situación clave en el Mediterráneo y su proximidad a África, va a pasar durante algún tiempo a un segundo plano. El Mediterráneo es capital para nosotros en su importancia estratégica y económica hasta muy avanzado el siglo XVI. Es entonces una obligada ruta de expansión marítima para España. Y el camino por donde llega el constante peligro de turcos, moros y berberiscos.

Una línea interrumpida de castillos y defensas va desde Almería a Ayamonte. Toda ella jalonada por esas torres troncocónicas, vigías o “rapitas” que actúan como “salmedinas” o centinelas y festonean los litorales peninsulares mediterráneo y atlántico del que se hace referencia.

Por todo ello, a los asaltos piráticos llevados a cabo por Drake, Hawkins, Cavendish, Essex y tantos otros piratas a nuestras costas y ciudades indianas, se simultanearon los que llevan a cabo en las plazas metropolitanas.

La obra de Luis Bravo va ilustrada con una serie de planos, plantas y perspectivas del Peñón de sumo interés. Presenta el sistema de fortificaciones existente en la Roca en 1627, y las que Luis Bravo proyecta se deben hacer. Es interesante consignar que entonces como ahora existen tres puntos vulnerables en Gibraltar, y que deben ser defendidos por la obra del hombre. Un cuarto frente, el de Levante, se consideró siempre prácticamente inexpugnable, aunque fuera durante el siglo XVIII teatro de algunos intentos de recuperación del peñón.

El autor de este trabajo el profesor Calderón Quijano, que fue Rector de nuestra Universidad (diciembre 1963/1971) en la portada del su libro sobre el manuscrito del Museo Británico de Londres, imprimía el escudo de la “Leyenda de los Planos de la Fortificación”, y en dicho Escudo aparece escrito en inglés: «Quae comes euertit Julianus armis Guzmanus seruat maximus ipse Comes». (lo que el pérfido Conde Julián pierde con las armas, guarda en persona el Gran Conde de Guzmán).

En el estudio del manuscrito aparecen las leyendas de varios planos de Gibraltar de los años 1626, como por ejemplo: Pitipié o escala de una legua castellana. El segundo de los planos aparece el reducto de San Joaquín, la muralla de San Ignacio, Torre de Vela, Castillo. Puerta del Castillo. Villa Vieja. Puerta de Villanueva, Muralla de San Juan. Reducto de San Luis. Muralla de San José. Valuarte de San Pedro. Muralla de San Bernardo. Puerta de España. Puente. Entrada encubierta. Foso. Estancada. Baluarte de San Pablo. Torre del Ángel de la Guarda. Dos puertas de estancadas. Trinchera que sirve de entrada encubierta.

Tercer plano: Puerta de la Mar. Muelle viejo. Plataforma de San Andrés. Plataforma de Santa Ana. Puerta de Mudarra. Plataforma San Lorenzo. Plataforma de San Diego. Plataforma de San Francisco. Valuarte de Nuestra Señora del Rosario. Puerta de África. Foso. Estancada. Valuarte de Santiago. Puerta del Socorro. Reducto de San Felipe. Reductor de San Agustin. Muralla de San Raimundo. Reducto Santo Domingo. Muralla de San Benito. Nuestra Señora de Guadalupe.

Cuarto Plano: Dunas de arena. Surtida a la mar. Fuente de Chorruelo. Media luna de los tres Reyes Almacén de la Armada del Estrecho. Fuerte del muelle nuevo. Muelle nuevo San Juan. Nuestra Señora de los Remedios. Caleta de San Juan.

Quinto Plano. Caleta de los Remedios. Muralla de Santa Teresa. Caleta de Laudero. Corral de Fez. Nuestra Señora de Europa. Punta de León. Murallas que cierran el monte y Torre de Genoveses.

Estos nombres españoles aparecen en los planos de Gibraltar de los años 1627, pero no obstante lo dicho y proyectado sobre las defensas del Peñón, nada eficaz debió hacerse y mucho menos ahora que sería una merienda para el Tireless.

El siglo XVII asiste a un desentendimiento sobre el papel y la significación de Gibraltar sobre el papel y la significación de Gibraltar. Cádiz iba ganando día a día la preponderancia estratégica mercantil. Gran Bretaña aspira aún a las depredaciones en los dominios españoles y americanos. Todavía no se había proyectado su vasto imperio colonial en la India, el Extremo Oriente y Australia. Pero pronto vendrán otras metas coloniales, y el papel del Mediterráneo con sus escalas en Gibraltar, Malta y Chipre, las islas y bases del Mar Rojo y Golfo Pérsico señalan a través del Índico la nueva ruta imperial que cubrirán los británicos a lo largo del siglo XVIII. En definitiva los habitantes pueden tener la nacionalidad que quieran, pero el espíritu de España sigue presente dentro de estas fortificaciones.

Author: Antonio Fernández Pérez

Compartir esta Publicación en

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *