Reconocimiento a la Abogacía sevillana

Imposición de la Cruz de San Raimundo al decano José Joaquín Gallardo

El pasado 27 de octubre el presidente del Consejo General de la Abogacía Carlos Carnicer impuso la Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort al decano de este Colegio José Joaquín Gallardo, en un acto celebrado en la sede colegial y copresidido por el Cardenal Carlos Amigo Vallejo. Gallardo aseguró que esa distinción «honra a todos los abogados sevillanos» y la ofreció al Colegio «porque es suya y no mía». El decano no había querido que se le impusiese antes esa distinción, concedida hace diez años, «quizás porque sólo ahora sea el momento propicio, cuando llevo ya casi quince años procurando servir a mis compañeros desde el decanato, con lealtad, rectitud, sin dobleces y con todo mi ser». Además el acto se celebró con sencillez, como el homenajeado siempre había querido, «en la casa de todos los abogados sevillanos y con los míos». En la mesa presidencial estuvieron también el presidente de la Unión Internacional de Abogados Bern Reismuller, el presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Abogados José Mª Rosales de Angulo y la fiscal jefe de la Audiencia de Sevilla Mª José Segarra.

La laudatio inicial fue pronunciada por el abogado Alfredo Flores, que hizo hincapié en los 30 años que José Joaquín Gallardo lleva “luchando por la Justicia”, resaltando que con la condecoración «se premia al hombre justo y bueno». Cerró su discurso comparando “el saber del letrado que trabaja sin más ayuda que la Ley” con la faena de un torero vista “desde el tendido cinco de la Real Maestranza de Caballería”.

Intervino seguidamente el homenajeado, quien ofreció esa distinción a todos los abogados que pertenecieron y pertenecen al Colegio, «porque son ellos quienes realmente merecen el reconocimiento de todos y no yo, que durante todos estos años me he limitado a intentar servir a tantos abogados como han confiado en mí para que fuese su decano durante los útlimos tres lustros. Siempre he pretendido servir a mis iguales y por extensión a todos los sevillanos. Sólo ese ha sido en todo momento mi objetivo». Gallardo desveló que la Cruz de Honor le fue concedida por el Ministerio de Justicia en 1999 a petición de cinco personalidades sevillanas: el entonces Arzobispo Carlos Amigo Vallejo, quien era la Alcaldesa de Sevilla Soledad Becerril y los tres decanos de este Colegio que le han precedido en el cargo José Antonio Moreno Suárez, Manuel Rojo Cabrera y José Angel Garcia Fernández. El decano señaló también «la obligación moral y ética que tenemos los abogados para hacer cuanto esté en nuestras manos en beneficio de los demás», añadiendo que la Abogacía «es fundamental e imprescindible en todo Estado de Derecho», emocionándose al afirmar que «yo, a pesar de todos los pesares, amo y creo en la Justicia».

Redacción

Author: Redacción

Compartir esta Publicación en

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *