Puesta en marcha en Dos Hermanas la primera Oficina Fiscal de Andalucía

La Consejería de Justicia e Interior puso en marcha el pasado 11 de diciembre la nueva Oficina Fiscal de Dos Hermanas, la primera de este tipo que entra en funcionamiento en toda Andalucía. Con ella, se inicia un nuevo sistema organizativo que va a permitir racionalizar la carga de trabajo del personal funcionario e incrementar la eficiencia de la labor del ministerio fiscal.

La Oficina de la Fiscalía de Área de Dos Hermanas, que atiende a una población de 358.702 personas, cubre los partidos judiciales de Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra, Utrera y Lebrija con un total de 17 juzgados, además de los municipios de Las Cabezas de San Juan, El Cuervo, El Coronil, Los Molares y Los Palacios y Villafranca.  En el primer trimestre de 2018 será el turno para la puesta en marcha de la nueva Oficina Fiscal de Sevilla, que atiende a una población total de 1.581.073 personas, lo que la convierte en la más grande de Andalucía.

El Ministerio de Justicia, las Comunidades Autónomas con competencias  transferidas en materia de Justicia y la Fiscalía General del Estado establecieron el 26 de octubre de 2011 el modelo de referencia de la Oficina Fiscal, imprescindible para impulsar el diseño de un adecuado soporte administrativo y que diera respuesta al profundo cambio estatutario del Ministerio Fiscal, tanto en el ámbito territorial como en el funcional. Para ello, se diseña una oficina con arreglo a los criterios de agilidad, eficacia, eficiencia, racionalización del trabajo, responsabilidad por la gestión, coordinación y cooperación entre Administraciones que garanticen la unidad de actuación del Ministerio Público.

En octubre de 2016, la Consejería de Justicia e Interior iniciaba el despliegue de la Nueva Oficina Fiscal en Sevilla y Dos Hermanas y con la aprobación definitiva en junio de 2017 por parte del Ministerio de Justicia de las relaciones de puestos de trabajo, éstas se convierten en las dos primeras Fiscalías de Andalucía en contar con esta innovadora metodología de trabajo.

La Oficina Fiscal es la organización de carácter instrumental que sirve de soporte y apoyo a la actividad del Ministerio Fiscal en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Andalucía y requiere de una ordenación de los recursos humanos y materiales conforme a una estructura organizativa coherente con la organización de la Oficina judicial, en aras a configurar un sistema integral de todas las estructuras de apoyo existentes en la Administración de Justicia en Andalucía.

La implantación de la Oficina Fiscal permite reflexionar sobre la organización actual de la Fiscalía y  brinda la oportunidad de replantearse la viabilidad de una estructura propia del siglo pasado. El proceso de implantación está permitiendo acometer la necesaria remodelación del sistema de trabajo para adaptarlo a todas las posibilidades que se abren con el uso de las nuevas tecnologías.

En resumen, la implantación de la Oficina Fiscal supone una reordenación de los recursos humanos y materiales congruente con la nueva Oficina Judicial que se encuentra ya en fase de implantación, también de manera pionera, en Vélez-Málaga y El Ejido y que se desplegará de manera progresiva en toda Andalucía.

Las nuevas oficinas fiscales de Sevilla y Dos Hermanas cuentan con  áreas de trabajo singularizadas de nueva creación, el área de apoyo a la jefatura, que asume la dirección estratégica, gestión técnica y administrativa de la Oficina; el área de soporte general, que centraliza todas las actividades de soporte auxiliar de la actividad de la Oficina y, finalmente, el área de apoyo procesal y a la investigación, que concentra las funciones de tramitación e investigación y que a su vez está ordenada en unidades funcionales y equipos de trabajo. Por tanto, se crean unas estructuras de apoyo a la jefatura de la Oficina Fiscal y a los fiscales que propician el  trabajo en equipo y que suponen un filtro que evita cargas de trabajo innecesarias a los fiscales.

Una de las novedades que implica la implantación de la Oficina Fiscal es la creación del  puesto de coordinación, que se constituye como una de las claves para racionalización de los recursos humanos y de los medios materiales.

De la coordinación de la Oficina Fiscal dependerá  el funcionamiento de todo el personal perteneciente a los distintos Cuerpos del Personal al servicio de la Administración de Justicia, y está encargada de la organización del trabajo y de la administración y gestión del personal de la Oficina Fiscal, en cumplimento de las órdenes que a la sazón reciba de la Jefatura de la Fiscalía.

La figura de la coordinación permite establecer la clara diferenciación entre las funciones propias de los fiscales y las  funciones relativas a la gestión de la oficina (personal, medios materiales y económicos, estadística, etc.), de las que se descarga la Jefatura de la Fiscalía, sin perjuicio de las facultades de supervisión que ostenta,  y se le atribuyen a un funcionario  cualificado que específicamente se dedicada a esa función.

Asimismo, la implantación de las Oficinas Fiscales implica una clara delimitación de las funciones y responsabilidades de todo el personal  al servicio de la Administración de Justicia. A esta delimitación ayuda la creación de los nuevos puestos de responsable de las Área de Soporte General y de Apoyo Procesal y a la Investigación en la Fiscalía provincial de Sevilla, el Área de Apoyo a la Jefatura depende directamente del Coordinador. Los responsables de área deberán planificar y organizar el trabajo de su área coordinando y supervisando la tramitación y ejecución de los expedientes.

Redacción

Author: Redacción

Compartir esta Publicación en

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *