Novedades Bibliográficas nº 162

El Juez Justo

El mes de Junio de 2006, fue presentado en el Ateneo de Sevilla el libro del que es autor el periodista (y escritor) Francisco Correal sobre Manuel Rico Lara: El juez justo. Rico Lara: memorias de un defensor indefenso.

No son sólo unas memorias; o al menos no son unas memorias al uso. Ni son unas conversaciones. O no sólo unas conversaciones.

Sobre todo este libro representa la ocasión para reencontrarnos, blanco sobre negro, con la figura de un hombre, atípico quizá en muchas facetas, pero sobre todo un hombre culto, que ha sido juez y algunas cosas más. Y que ha sido y es un hombre bueno, en el sentido machadiano del término.

La pluma ágil de Correal nos presenta, con su habitual maestría, la trayectoria vital de Rico Lara, saltando por destinos de España como juez durante la dictadura, y luego, de forma plena, en la democracia. En todo momento percibimos, sin necesidad de ser amigos del juez, que estamos ante una persona que fue juez, sí, pero fue mucho más. En tiempos difíciles ejerció como ciudadano, con criterio propio, cuando a todos nos trataban como súbditos. Demócrata convencido, afrancesado, ilustrado, nos revela esta obra a un juez que además de firmar sentencias con citas cultas de derecho romano, pinta, dicta conferencias y, sobre todo, ejerce la ciudadanía en una ciudad más provinciana de lo que quisiéramos a veces. Y ejerce como ciudadano desde la heterodoxia a veces, sin ajustarse al prototipo de juez de los años grises y que hoy nos parece superado (lo está en verdad). Manolo Rico y otros, como él, no muchos desde luego, fueron adelantados para llegar a ese modelo de juez embebido de la realidad social sobre la que actuaba. Un juez constitucional. Ese es el retrato que nos ofrece Correal.

Junto al juez, el ciudadano cabal e íntegro en toda circunstancia. Como otros han dicho, que nadie busque en este libro un simple desahogo por lamentables sucesos ocurridos hace ya una década. Como entonces, también ahora Rico Lara está por encima de miserias y comentarios maliciosos; no hay pues en las páginas del libro reproches; ni expresos, ni tácitos. Sin embargo, uno tiene la sensación de que este libro, como el homenaje que se le hiciera en los últimos años noventa, es también un público reconocimiento de la injusticia que en esta ciudad se cometió con el juez de menores.

De la mano de Correal conocemos las aficiones del juez Rico Lara. Y sabemos que es un hombre al que nada humano le es ajeno. Y uno se pregunta, pura retórica, si no fue un lujo tener a este juez en esta ciudad.

Reseña de: Julian Moreno Retamino

La partición de la herencia

Autor: Xavier O’Callaghan Muñoz. Editorial: Editorial Universitaria Ramón Areces. 568 páginas.

Una parte del Derecho Civil contempla el hecho de la muerte; es el Derecho de sucesiones que, ante este hecho inevitable, prevé la serie de efectos jurídicos que alcanzan a la persona y al patrimonio del ser humano que ha dejado de estar vivo. En lo relativo al patrimonio, que comprende no sólo las disposiciones patrimoniales sino que también puede incluir otras de alcance personal; llega al fenómeno sucesorio y continúa hasta la adquisición de la herencia por su aceptación. La partición de la herencia es el verdadero objeto de esta obra, por ello trata con detalle su concepto y naturaleza jurídica desde los puntos de vista formal y material. Ésta es una obra prágmatica completa, útil, que abarca todos los aspectos de la partición de la herencia, tema de trascendencia práctica, de fondo teórico y de frecuencia indiscutible.

Redacción

Author: Redacción

Compartir esta Publicación en

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *