Documento Sitges

Respetar al ser humano quiere decir evitar dañarlo, reconocer su derecho a decidir, procurar su bienestar y tratarlo de forma equitativa, evitando toda discriminación. No es un objetivo sencillo, pero resulta aún más difícil cuando la persona a quien se debe respetar padece una demencia, una enfermedad muy frecuente, que tiene una tremenda repercusión personal y social. Para conseguir este respeto se necesita la colaboración de toda la sociedad pero, sobre todo, de quienes trabajan en el ámbito de la salud, planifican y coordinan la asistencia o legislan y aplican las leyes.

Dentro de este campo, un aspecto cardinal médico y jurídico es determinar la competencia que tiene la persona demente durante la evolución de la enfermedad para llevar a cabo diferentes actividades, como cuando el enfermo debe tomar decisiones que influyen sobre su salud o aquellas otras que tienen consecuencias sobre su patrimonio y el de sus familiares

Para ello hay que diseñar y definir las situaciones previsibles a las que el paciente se ha de enfrentar desde el punto de vista jurídico y legal. En la otra vertiente es necesario determinar las funciones cognitivas que intervienen en estos procesos, cual es la alteración que impide una toma de decisiones adecuada y como se evalúan las funciones cognitivas de las que depende que la capacidad de decisión se conserve.

Para estudiar esta problemática se reunió en Sitges un grupo de trabajo multidisciplinar, dirigido por la Dra. M. Boada y el Dr. A. Robles, bajo el patrocinio de la Sociedad Española de Neurología, compuesto por neurólogos, psiquiatras, geriatras, forenses, jueces, fiscales, abogados, notarios, psicólogos y asistentes sociales. De su trabajo, realizado con una vocación integradora, nació el “Documento Sitges”, cuyo objetivo fue conseguir un lenguaje universal y comprensible acerca de estos problemas, lo que sin duda ha de redundar en beneficio de médicos y juristas y, sobre todo, de pacientes y familiares.

Después de analizar lo que este documento ha conseguido, resulta claro que los avances han sido evidentes. A pesar de todo, como aún queda mucho por conseguir, el grupo Sitges piensa que ha llegado el momento de someter los resultados de su trabajo –el documento base– a la consideración de los colectivos que han de utilizarlo. Los comentarios y las críticas de estos profesionales lo enriquecerán y lo harán verdaderamente útil para todos los que nos movemos en este campo, se provenga de la vertiente médica, de la jurídica o se trate de los propios pacientes o de las personas que conviven con ellos y los cuidan.

PD: El Documento Sitges completo se puede descargar en la página de la Sociedad Española de Neurología www.sen.es

Author: Román Alberca Serrano

Compartir esta Publicación en

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *